Acampada en el Polo Sur a -75C

Una de las actividades que tenía pendientes y de las que uno oye hablar al llegar aquí era la de pasar una noche en la tienda Scott que montamos a escasos metros de la marca del Polo Sur geográfico hace un tiempo. La idea de pasar una noche con temperaturas de -100F (-73.3C) me parecía una autentica locura, como seguramente a muchos de vosotros. Antes de venir aquí y experimentar con estas temperaturas, me parecía algo imposible. Y más aún después de la noche que pasé también este verano como parte del entrenamiento en el Happy Camper y que ha sido una de las noches más frías de mi vida. Un miedo muy real que me asaltaba era el de no despertarme si me dormía. Se oyen tantas historias sobre la muerte dulce y a temperaturas muy superiores, que parecía una amenaza a tener en cuenta. Pero en realidad, no creo que exista tal cosa como la ‘muerte dulce’. Es posible que la muerte por frío sea en sí un instante dulce, pero para llegar a ese estado en el que te duermes para no despertar, has tenido que pasar antes por una fase de frío extremo que es seguramente bastante agónica. Nosotros estamos a escasos metros del calor de la base, así que imaginaba que si en algún momento empezaba a tener frío de verdad, me despertaría, y podría poner remedio. De hecho, esta actividad se lleva haciendo bastante tiempo, y no ha pasado nunca nada. Otro miedo que tenía era que aun cuando pudiera despertarme, tal vez para entonces mi nariz o mis dedos tenían ya graves congelaciones. Por ese motivo estaba dispuesto a abrigarme con todo lo posible. Hasta ahora, entre estas dudas, y que no habíamos tenido temperaturas extremas mantenidas, no lo había intentado, pero este fin de semana (14/15 Julio) no había ya excusa. Un sábado, sin guardia y temperaturas de hasta -75C. Había que probarlo.

Al menos unos 6 sacos de dormir para 2 personas!

El problema es que igual que a mi se le había ocurrido a más gente, así que el primer ‘turno’ estaba cogido. Tres compañeros entraron en la tienda entre las 10h y las 11h de la noche. Quedamos en que cuando volvieran nos avisarían y entonces iríamos JP y yo. Para hacer tiempo y acumular algo de cansancio para dormir mejor, decidimos unos cuantos volver a repetir lo del club de los 300. Así que en varias tandas estuvimos disfrutando de la sauna y del masaje de los -75C en nuestra piel. En abril la cosa era mucho mas fácil, teníamos algo de luz y el talud era suficientemente pequeño como para salvarlo con un par de escalones. Ahora, está todo oscuro y hay que dar un rodeo para poder superar toda la nieve que se ha ido acumulando estos meses enfrente de la base. Aun así da tiempo perfectamente a llegar hasta la marca del Polo y disfrutar de un cielo totalmente estrellado, e incluso de auroras, que este fin de semana han sido espectaculares.

Vamos alla.

Esperaba el regreso del primer grupo sobre las 6h o 7h de la mañana, pero a las 3h ya habían vuelto, sólo que no me avisaron. Alguien les vio volver, pero no sabía dónde estaban los sacos. Fui a la tienda y allí estaban, totalmente congelados. Así que tuve que hacer varios viajes a la estación para llevarlos dentro y poder secarlos antes de usarlos. Eso llevo un buen rato. Había gente que seguía haciendo lo de los 300 y me pidieron que les sacara alguna foto. A mi también me habían sacado anteriormente. Finalmente fui a prepararme para pasar la noche. Me puse una capa de ropa interior extra, me envolví los pies con calentadores químicos, e incluso una faja para el lumbago, que afortunadamente no he tenido que usar, la llené de calentadores químicos para ponérmela alrededor de la barriga. Después mis dos pasamontañas, como cuando voy a correr, y varios calentadores también para las manos, a parte de los guantes y manoplas. De nuevo vuelta a la tienda con los sacos. Con toda esa ropa, moverse es complicado, y preparar el interior de la tienda te agota. Puse varios sacos como aislante extendidos en el suelo y después uno dentro de otro para dormir. Me metí con botas y todo y sólo pude cerrar las cremalleras hasta media cintura. Intenté sacar alguna foto, pero era realmente complicado, y en el tiempo necesario para preparar todo se congeló la cámara. Así que me la guardé en el cuerpo para pasar la noche, me puse otro par de manoplas, y me tumbé. La sensación fue magnífica. Llevas tantas capas que te sientes como en una nube, o como en una de esas capsulas espaciales en las que hibernan los astronautas en las películas de ficción. Con lo incómodo que resulta muchas veces dormir en tienda de campaña, la sensación allí dentro era totalmente confortable, siempre y cuando, claro está, no quieras cambiar de postura. Al rato entró JP. Yo llevaba toda la cara tapada, hasta los ojos, así que sólo le sentí. Durante unas horas dormitamos, con una sensación totalmente confortable. Al rato JP comenzó a tener las manos frías, y volvió para la base. Para esas alturas, ya vi que no había ningún riesgo, así que no me importó quedarme solo. Durante unas horas iba a ser la persona más al Sur del planeta. Empecé a notar algo de frío en la parte superior del cuerpo, a pesar de las capas, de manera que poco a poco intentaba escurrirme dentro del saco para proteger los hombros.

La escarcha lo cubre todo.

No dormí mucho. De hecho sólo tengo noción de haber dormido porque soñé. Soñé que entraba luz por la tienda, y que era de día y hora de despertarse. Naturalmente supe que era un sueño, porque aquí hasta septiembre, no amanecerá. Un buen rato después me incorporé un poco, me metí algún calentador químico más en las manos, pues los que llevaba ya no hacían efecto, y probé a cerrar algo mas las cremalleras. Eso fue suficiente para recuperar de nuevo una cierta sensación de confort y aguantar un buen rato más. Al poco me llamó la jefa a la radio. Al parecer accidentalmente había apretado algún botón, y pensaban que tal vez necesitaba ayuda. Me costó un rato llegar hasta la radio, oculta entre capas de ropa, pero pude tranquilizarles. Todavía aguanté y dormité un buen rato, hasta las 15h30 o 16h en que decidí que era hora de volver. Entonces, lo peor es recoger los sacos de nuevo. Las manos, a poco que manipulas, se quedan muy frías enseguida, pero era el último esfuerzo. Saqué también de un bolsillo una batería que había guardado e intenté grabar un pequeño video, y me saqué alguna foto con neutrino, que no quiso perderse este acontecimiento. La lente, no obstante estaba algo congelada, y con la condensación, no se llega a ver mucho.

Neutrino y yo tras una noche acampados a -75C.

De vuelta en la base tocaba volver a ponerse cómodo, y cenar. También tuve tiempo para ver un documental de escalada en el que por cierto, salían zonas de Cataluña y también Albarracín! Pero poco después avisaron de que las auroras, que habían estado apareciendo todo el día, repuntaban. Me daba pereza, pero era una oportunidad única, así que volví a vestirme y a salir para disfrutar del espectáculo y poder sacar alguna foto. Fue increíble. Aunque a simple vista no se aprecian los colores que sí salen en las fotos (y que por primera vez mostraban rojos, purpuras, amarillos, etc), se extendían cubriendo todo el cielo, y lloviendo sobre nosotros absortos y medio congelados. No sé si volverá a repetirse algo así, queda poco más de un mes para poder disfrutar de ellas, y es seguro que ese rato se me va a quedar grabado por mucho tiempo.

El escenario ideal para una acampada.

Ese fue el fin de semana. A pesar de no haber pasado mala noche en la tienda, cogí la cama con mucho gusto. Algunos de los compañeros que lo intentaron también, pasaron una noche horrible, otros lo disfrutaron como yo. La clave está en ir realmente bien abrigado. Creo que los viajes que hice llevando y trayendo los sacos también ayudaron a meterme en el saco con calor. Pero si no vas bien abrigado, enseguida vas perdiendo el calor corporal y el frío es tan extremo que no hay esperanza de volver a entrar en calor. Esto me hace reflexionar sobre uno de los retos en aventura que quedan todavía pendientes, alcanzar el Polo Sur en invierno. No me extraña que nadie lo haya intentado todavía. Nuestra noche aquí es un ‘experimento’ totalmente controlado. Yo llevaba 10 o 15 pares de calentadores químicos, y teníamos la base a dos minutos, no eran condiciones realistas para alguien que se plantease una travesía. Aguantar las 24h del día estas temperaturas durante días y días y sin posibilidad de rescate parece algo casi imposible. Pero ahí esta el reto.

Hace unos 20 años pasé una noche en la cumbre del Moncayo en pleno Enero junto con unos amigos y mi padre. Aquella noche creo que rondamos los -10C y es una de las peores noches que recuerdo, pasamos un frío terrible. Quien me iba a decir que 2 décadas después iba a repetir la experiencia nada menos que en el Polo Sur y a -75C!

Video: Acampada.

COMMENTS (16)
Responder

Saludos,Carlos me gusta mucho la foto que estas delante de la tienda y todo el comentario que haces ! habia oido esperiencias de muerte por congelacion en la guerra civil ! tu como cientifico eres mas objetivo y natural,gracias ,cuidate mucho,,,,,,,,,,,,,,,

    Responder

    un saludo Angel!

¡Espectacular! Yo me imagino que te sientes casi único, privilegiado, de poder tener estas experiencias, y con la tecnología actual, es fantástico poder tener fotografías y videos para recordarlas más tarde…porque nada de lo que te hubieran contado, se parece siquiera a lo que has vivido!!
Yo he gozado leyendo lo que nos cuentas, y viendo las fotos….porque esa frente a tu tienda, y con auroras en el cielo, es extraordinaria!
Te diré que no me gustó la actitud de los primeros que usaron los sacos y los dejaron húmedos y en la tienda…sin importarles los demás que querrían usarlos…esas cosas no deben suceder, porque se debe poder confiar en que hay una preocupación por los demás.
Me han gustado mucho tus descripciones, sencillas y veraces.
Besos.

    Responder

    gracias Gabriela, me alegro de que te haya gustado.
    Los compañeros que estuvieron antes acabaron con mucho frio, y en esos casos, la seguridad va primero. Aun asi se envio despues un mensaje recordando las normas de uso de la tienda.
    ciao!

Moverse a -75 debe ser algo así como andar enfundado en un equipo similar al del explorador espacial que trabaja en el exterior de la estación.
No debes dejar ni un cm2 expuesto al aire libre, como si el exterior estuviera contaminado química o radiológicamente.
Tu experiencia también se lleva a cabo en Yakutia, Siberia, punto, en teoría, más frío de la Tierra.
Ahora comprendo la dificultad del Polo Norte en invierno, intentado creo en una sola ocasión… los pobres llegaron el 22 de marzo… demasiado tarde.
Mi noche más fría la recuerdo en Campo Berlín, en la vía normal del Aconcagua, a unos 6.000 de altitud. Me había empeñado en ascender esa montaña de forma rápida y ligera prescindiendo incluso del saco de dormir. Dormí a -25 durante unas 6 noches a esa altitud, con toda la ropa puesta y una funda vivac dentro de una casita de madera con forma de tienda canadiense.
La sensación era extraña. Tenía frío pero al mismo tiempo era capaz de descansar y dormir en un estado de casi hivernación… como si volviera a mis ancestros, cuando pasaban las largas noches de invierno medio inconscientes en el fondo de la oscura cueva.
Un abrazo muy fuerte.
Sigue pasándolo bien.

    Responder

    Hola Suso! un saludo!
    Las sensaciones termicas aqui son un tanto extrañas. Es un frio muy seco, asi que si no hace viento puedes llegar a aguantar un rato sin cubrirte completamente. Incluso salimos de la sauna desnudos hasta la marca del Polo Sur y no notamos frio. Pero una vez que pierdes el calor corporal, sobre todo si hace viento, las congelaciones pueden aparecer en minutos e incluso segundos. Desde luego, aguantar con equipacion ligera aqui es impensable.
    No conozco el Aconcagua, pero he leido bastante y se como se las gasta, menuda experiencia.
    Enhorabuena de nuevo por la Transpirenaica, ahora a descansar y pensar en la siguiente.
    Ciao!

La foto de la tienda es muy bonita.
Cuando regreser del Polo Sur ¿podríamos? compartir alguna aventura juntos.
Un abrazo.

    Responder

    tu proximo proyecto me tienta mucho, mucho. Por varias razones es algo que me atrae, pero no se que va a ser de mi vida todavia cuando vuelva. Seguimos en contacto, y si se dan las circunstancias adecuadas me apunto, al menos hasta donde pueda seguirte.
    Ciao!

buenos días carlos y felicidades por tus aventuras y por lo bien que nos las cuentas a todos. gracias por compartirlas y por tu sencillez y familiaridad. te acabamos de recomendar en nuestro blog para niñoshttp://flotsflotador.blogspot.com.es/2012/07/acampada-75-de-carlos-pobe.html y te añadiremos como enlace de interés. una última pregunta: ¿cómo explicarías un neutrino a un niño o a un abuelo?. suerte en todo y que vivas al máximo tu largo día. FLOTS.

    Responder

    Hola, un saludo y gracias a vosotros.
    Cualquier imagen que intentemos dar del mundo subatomico es necesariamente imprecisa, pero para un niño o un abuelo, podriamos asemejar el ‘zoo’ de particulas que existe con una jungla de verdad. Tenemos elefantes, leones, hienas, insectos, etc. Los cientificos somos como los indigenas, que saben reconocer a cada animal por sus huellas. Hay animales tan pequeños que practicamente no dejan huellas, y durante generaciones nadie ha reparado en ellos. Pero piensa por ejemplo en un festin porque ha muerto un antilope. Los indigenas analizan la escena y descubren huellas de animales que reconocen, y que tienen apetencia por ciertas partes del animal. Pero una mirada mas detallada les descubre que hay partes que han desaparecido a pesar de que los animales que ellos conocen no comen esas partes. Miran alrededor en busca de huellas nuevas y no las descubren. Tienen dos opciones, una es pensar que esas partes desaparecen por arte de magia, y otra es suponer que existe un animal que todavia no han descubierto y que es tan esquivo que ni siquiera deja huellas. Los neutrinos son esos animales. Durante un tiempo los cientificos se enfrentaron al dilema de aceptar que la energia simplemente desaparecia porque si, o pensar que existia una particula esquiva que se la llevaba sin dejar rastro. Un ‘animal’ asi tiene que tener unas caracteristicas muy particulares, y uno puede con el tiempo idear ‘trampas’ para ver si es capaz de cazar algo asi. El caso es que unas decadas despues de haber propuesto la existencia de los neutrinos, se consigio fabricar esas trampas y observar por primera vez la huella de estas particulas y demostrar que existen. Uno no se pregunta por que existen elefantes, leones o hienas, simplemente la naturaleza tiene esos animales. El mundo subatomico es parecido, contiene particulas de muy diversa indole, tan esquivas como los neutrinos, particulas practicamente sin masa, sin carga electrica y que pueden atravesar la Tierra sin detenerse. En realidad, al igual que en biologia los estudios geneticos permiten establecer relaciones entre especies e incluso los caminos que ha recorrido la evolucion, en Fisica, los fisicos teoricos intentan establecer un cierto orden entre todo ese caos de particulas para intentar entender un poquito mejor porque hay las que hay y tienen las propiedades que tienen.
    Entre muchas de las imprecisiones de esta ‘imagen’ esta el hecho de que todas las particulas subatomicas de un mismo tipo son identicas (los elefantes son todos iguales en el mundo subatomico) y ademas, no hay unas mas grandes que otras, todas las particulas elementales son ‘puntuales’, solo que algunas pesan mas que otras, y algunas son mas esquivas que otras.
    No se si aclaro o complico mas las cosas, pero explicar a un niño o un abuelo en pocas lineas algo que incluso a los cientificos ha costado años entender, no es facil!
    Un saludo.

      A pregunta inteligente….respuesta inteligente!!

      Me encantó !!!

      Felicitaciones.

Más que un proyecto busco un amigo, un compañero, alguien que sienta igual o parecido que yo la montaña, para poder compartirla… marzo sería el mes ideal para acometer la travesía… Estarás de regreso… Si te coincide bien, adelante.

    Responder

    en marzo mas me vale estar trabajando en algo, pero si no, hablamos!
    un abrazo

Me gustaría saber cuántas calorías tomáis al día y qué altura tienes.
Si mides 170 cm a proximadamente, tus 62 kilos equivalen a poco más que el peso de tus huesos.
Si has perdido mucho peso desde que has llegado, me gustaría saber también si ello influye en la mayor o menor percepción que tienes del frío.
Un abrazo.

    Responder

    Suso, lo de las calorias no he sabido nunca como medirlo, asi que no te se decir. Mido creo un poco mas de 1m70. Y llegue aqui mas o menos con el mismo peso. He oscilado entre los 61kg y los 63kg mas o menos todo el tiempo. Supongo que la alimentacion si tiene algo que ver en la percepcion del frio. Hoy ha sido uno de los dias que mas frio he pasado, y creo que en parte es porque llevaba 24h casi sin probar bocado.
    ciao!

      ¿quéeeeee? Tú sabes que un auto no anda sin gasolina? Pues te diré que si no comes, ¿cómo podrías funcionar y además generar calor?

Leave a Comment

Comment (required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Name (required)
Email (required)