Fresas, simulacros y noches en vela

Podría ser el titulo de una película, pero es la crónica de las últimas 48 horas, que han dado bastante de sí.

Comenzaba ayer sobre las 7h de la mañana con un buen desayuno, y enseguida, puntual (cosa poco deseable para un simulacro) a las 8h, sonaba la alarma. Algo estaba ocurriendo en la planta de generadores.

En poco menos de 10 minutos estábamos allí unos 8 bomberos, 6 para intervenir, más dos coordinadores de las operaciones. Además estaban ya por allí los miembros del Team1, los ‘first responders’, los primeros que llegan a la escena y evalúan lo que ocurre y los recursos necesarios. La primera pareja de bomberos encontró dos victimas, conscientes, pero en estado de confusión. (no necesito repetir que estamos en un simulacro, o si? Las victimas son entrenadas durante los días previos, y le echan mucho dramatismo, la verdad es que resulta muy realista, pero no es real!). Como segunda pareja entré yo con Will. Teníamos un fuego eléctrico en la subestación, así que lo primero es quitar la alimentación. Después continuamos la búsqueda y encontramos dos pacientes inconscientes. Uno pudimos extraerlo fácilmente, porque era un maniquí, pero el otro, era un compañero, que pesaba bastante, así que pedimos ayuda y entre cuatro pudimos sacarlo para entregarlo al Team2, el de primeros auxilios. Una vez comprobado que no había más incidencias, tocaba ventilar el escenario. En poco más de 1h estaba el simulacro concluido, y después tocaba una breve reunión para evaluar los fallos y aciertos de la intervención. Había resultado incluso divertido, no se por qué me ha creado tanta tensión estos días.

Nuestro acogedor invernadero.

Esa tarde, después de cenar, pudimos disfrutar de uno de los acontecimientos del invierno, la recolección (y deguste) de las primeras fresas de la temporada! Pero antes de que os lancéis a decirme lo bien que vivimos, os adelanto que hubo sólo una por cabeza, pero nos supo a gloria. El invernadero está realmente bonito estos días, y resulta agradable dejarse caer por allí de vez en cuando y disfrutar del verde y sobre todo, de la humedad que nos falta en el resto de la base.

Fresas!

Pronto habra mas.

Primer mordisco a la primera fresa de la temporada.

Solo aqui podemos ver alguna que otra flor.

A falta de Sol...

Solo falta el insecto en esta foto.

El día iba a concluir con una prueba para la videoconferencia del día siguiente. Había ido todo sobre ruedas, pero justo a punto de despedirnos, me llamo Sven diciendo que teníamos un problema con el detector. Un error con un programa había vuelto el sistema inestable y la adquisición se había parado, estábamos sin tomar datos, así que había que intervenir inmediatamente. Ante la imposibilidad de volver a poner el detector completo en marcha lo que se hace es ir probando qué partes funcionan e ir incorporando poco a poco todos los sensores posibles hasta estar tomando datos con la mayor fracción de detector posible. Esto no nos llevo mucho tiempo. Pero parecía que había algo raro con el resto de sensores, y algunos ordenadores no respondían, así que aunque era ya tarde, nos vestimos y fuimos hasta el ICL. Una vez recuperados los ordenadores que no respondían, seguían quedando unos cuantos sensores que no iban bien. A partir de ahí, nosotros poco podíamos hacer, pero estuvimos allí de guardia toda la noche, mientras expertos en el Norte intentaban resolverlo. Finalmente, sobre las 6 de la mañana, volvíamos hacia la estación. Como premio, pudimos contemplar la luna, pasando por detrás de los otros telescopios (cosa que sólo ocurre muy pocos días al año, y a unas horas muy concretas), y alguna aurora. La hora era perfecta, para disfrutar de un nuevo desayuno, e irse a la cama. Entre unas cosas y otras, eran ya las 8h.

Sala de ordenadores en el ICL.

Una locura de cables.

Uno de los ordenadores que controla una de las cadenas de sensores.

Las horas pasan deprisa.

Noche dura, pero al volver caminando, nos sorprende la Luna.

Tengo que agradecer en realidad este día tan duro, porque hacia tiempo que no dormía tan bien. Y en realidad, como en alguna ocasión he comentado, este tipo de intervenciones, de alguna forma alivian el cierto sentimiento de culpa que se genera cuando esto está demasiado tranquilo, estás disfrutando de este sitio increíble, y encima, te pagan.

Me he levantado justo para cenar (que aquí, en cualquier caso, se hace pronto, de 5h a 6h30) y he descubierto que para Sven la cosa ha sido peor. Al estar de guardia, le ha vuelto a sonar una alarma al poco de acostarse, y sólo ha dormido 2h y ha tenido que volver al ICL a recuperar otra máquina.

Poco después de cenar, ha habido un momento emotivo. Esta semana hemos conocido la triste noticia de que uno de nuestros compañeros de este verano, había fallecido el fin de semana anterior en EEUU mientras practicaba actividades al aire libre. Nos hemos juntado quienes le conocimos para sacarnos una foto en el gimnasio y enviarla a la familia. Era un mozo muy joven, un golpe duro.

Hoy además, se han expuesto en el comedor los diseños para la marca del Polo Sur del año que viene. Se han presentado 16 y durante este fin de semana, votaremos entre nosotros los que más nos gusten y el diseño ganador (tras ser aprobado por la NSF, quizá por si a alguien se le ocurre diseñar algo demasiado fálico, quien sabe) será fabricado por Derek, el mecánico. El ganador tendrá el honor de que su creación marque los 90 grados Sur durante todo el 2013.

John observando los modelos presentados para la marca del Polo Sur 2013.

Después, era hora de empezar a preparar la videoconferencia. Esta vez era con la Universidad de Zaragoza, mi casa, y mis antiguos compañeros. Lo que no esperaba era que mis padres y un muy buen amigo estuvieran presentes también, así que ha sido muy emotivo para mí. Y se ha pasado el rato volando, ha sido una pena, pero ha resultado bastante bien, creo. La calidad de la conexión, que es mi mayor preocupación, parece que es suficientemente buena. Pero eso tengo que agradecerlo también a la colaboración de mis 49 compañeros aquí en la base, porque durante esa hora, hacen uso limitado de internet, para dejarme a mí más anchura de banda. Así que muchas gracias también para ellos!

Preparando el material en la sala de conferencias de la base.

Para acabar el día he decidido que iba a ir una horita a la cinta del gimnasio. Han caído 13km, que para estar aquí, es un ritmo aceptable. Una duchita (rápida, ya sabéis) y vuelta a mi mesa de trabajo porque había una nueva intervención en el detector desde el Norte aprovechando el nuevo pase de satélite. No ha requerido nada por nuestra parte, pero siempre estamos pendientes por si hay algún problema.

Han sido dos días que te hacen perder un poco la noción del tiempo (ya de por si algo distorsionada aquí) y no saber en qué día o en qué hora vives. Pero dos días que sin duda han roto la tranquilidad que normalmente impera aquí. Y este fin de semana mas! Mañana cuarto partido de billar (contra Spencer nuestro chef, un partido realmente duro) y el sábado Eurovisión!

Fiesta eurovisiva (en diferido) para el sabado.

Y alguien preguntaba si nos aburrimos en el Polo…

COMMENTS (5)
Responder

Carlos supongo que las personas que estais ahi,os animareis al ver y provar productos verdes y maturales,casi como en casa,gracias a las fotografias que pones de los productos parece ,increible producidos en el hielo y sin sol,,SALUDOSSSSSSSSSSSS,,,,,,

Responder

Interesantísimo tu trabajo con los servidores y, como siempre, muy buenas fotos. ¡¡

Responder

¡Qué completa crónica!. Muy interesante, como siempre, y esas fresas tienen una pinta divina (y tú también tienes muy buen aspecto, dicho sea de paso). Un fuerte abrazo, Carlos.

De todo lo que cuentas….creo que lo más emotivo fue ver a tus padres, poder hablar con ellos, y que ellos te vean saludable y contento.
Hoy comí fresas…pero me imagino que “esa” que probaste, debe haber tenido un sabor espectacular! Es una gran cosa contar con ese invernadero para poder disfrutar de una que otra verdura…pero eso que cuentas, de echar de menos la humedad…me dejó pensando! Acá tenemos 97% de humedad…por eso sentimos frío aún con 5 ó 6 grados sobre cero…otoño…mucha humedad….y reclamamos…Pensaré en tí, antes de reclamar por la humedad, porque cuando no tenemos, deseamos…y cuando tenemos, reclamamos…
Y mañana es luna llena…¿saldrás a verla? Ya te quedan pocas para disfrutar…el tiempo se pasa rápido…
A esas fotografías de flores…yo le pondría…un picaflor (colibrí). Cuando visitan mis árboles floridos, paso mucho tiempo observándolos y maravillándome de tanta perfección…es el único pájaro capaz de volar en reversa…
Ese simulacro de incendio es una de las actividades importantes que hacen! En un incendio real, aunque sea una vida que se pierda, es devastador.
Me alegra de saber que estás bien, y estaremos a la espera de nuevos post.

    Responder

    pues si, si sali. estuve corriendo un rato por la nieve, pero hacia mucho frio. De todas formas, espectacular.
    Lo del 97% de humedad es una pasada, peor que la poca que tenemos aqui.
    ciao!

Leave a Comment

Comment (required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Name (required)
Email (required)